¿Qué es un abono tipo Bokashi?

by in Agricultura Regenerativa Junio 5, 2021

El término “bokashi” es un concepto de origen Japonés que hace referencia a una pre cocción al vapor de materiales orgánicos. En el caso de la agricultura latino americana, se viene utilizando para referirse a los abonos orgánicos, que son producto de un proceso de semi descomposición aeróbico (con presencia de oxígeno) de materiales orgánicos por medio de la actividad de millones de bacterias, levaduras, hongos y otros microorganismos.

Preparación de Bokashi

Este abono se caracteriza por su aporte en minerales, microorganismos y materia orgánica, que componen las 3 M del suelo, y además por sus cortos tiempos de preparación, que van de los 15 a 40 días, según la receta utilizada. 

Existen numerosas recetas para preparar un abono tipo bokashi, ya que su elaboración variará en función de la diversidad de las fuentes de materiales orgánicos y las condiciones del entorno donde se realiza. Por lo que la recomendación para quienes quieran preparar este tipo de abonos, es comprender la esencia del proceso y adaptar la receta al contexto de cada agricultor, buscando utilizar materiales accesibles y/o aprovechar residuos orgánicos locales que no están siendo valorizados, y además así fomentar la economía circular

El éxito de la preparación de un abono tipo bokashi depende de la correcta elección y combinación de los materiales orgánicos, sumado al control de factores que influyen directamente en la reproducción de los microorganismos y por ende la calidad final del abono, tales como: humedad, Temperatura, Relación Carbono/Nitrógeno, y Ph.

Ingredientes

Como mencionamos antes, existen múltiples formas de preparar un abono bokashi, dependiendo del lugar de elaboración y los materiales orgánicos más disponibles. A continuación compartiremos una receta adaptada al sur de Chile, con el objetivo de explicar las funciones que cumple cada ingrediente en la receta y posibles alternativas para reemplazarlos. 

  • Gallinaza o estiércoles: Son la principal fuente de nitrógeno en la elaboración de los abonos. Contienen abundante microbiología que será la principal fuente de microorganismos y  además, contiene diversos nutrientes, como fósforo, potasio, calcio, magnesio, hierro, entre otros elementos, que mejorarán las condiciones físicas, químicas y biológicas del suelo. 
  • Cascarilla de arroz:  Es la principal fuente de carbono del abono, ayuda a controlar la humedad y la aireación. Se puede reemplazar con otros materiales altos en carbono como paja de trigo seca y picada o cascarilla de avena.
    En el caso de la cascarilla de arroz,  es un elemento muy alto en silicio lo que favorece el sistema de las plantas para defenderse contra enfermedades e insectos. 
  • Afrechillo : Aporta materia orgánica con alta presencia de vitaminas, nitrógeno y micronutrientes. Su principal función en el abono es favorecer la fermentación. Se puede sustituir por salvado de arroz, maíz o trigo. 
  • Carbón vegetal: El uso de carbón tiene múltiples beneficios para la preparación de los abonos. Su alto grado de porosidad favorece a la actividad microbiológica, además que aporta aireación, absorción de humedad. En el largo plazo mejora las características físicas del suelo, la formación de humus, y funciona como regulador térmico del sistema radicular de las plantas.  Idealmente se debe usar el polvillo de carbón. 
  • Melaza o azúcares simples: Compone la principal fuente energética para la actividad microbiológica presente en los abonos.
  • Tierra:  Se recomienda incorporar hasta un tercio de tierra común, idealmente tierra arcillosa, ya que aporta homogeneidad física al abono y ayuda a distribuir la humedad. Por otro lado, la tierra arcillosa funciona como esponja por su gran capacidad para retener, filtrar y liberar gradualmente los nutrientes a las plantas 
  • Cal, Harinas de Rocas o Cenizas: Su principal función es regular la acidez que se produce en el proceso de descomposición. Además, dependiendo del material que se use puede aportar importantes elementos minerales al abono. 
  • Agua: Su principal función es homogeneizar la humedad de todos los ingredientes anteriormente descritos


Es importante a la hora de elegir los ingredientes, que tengamos especial consideración con factores tales como su humedad, el tamaño de las partículas y la relación Carbono-Nitrógeno. 

Proceso de elaboración

Una vez reunidos los materiales se arman las pilas, buscando revolver bien todos los materiales para homogeneizar la mezcla, esto activa la primera fase del proceso denominada “estabilización”, que se caracteriza por el incremento de la temperatura (en solo unos días puede llegar a los 70°c-75°C debido al incremento de la actividad microbiana). Es fundamental ir revolviendo periódicamente la mezcla para aportar aireación y controlar la temperatura. La duración de esta etapa puede variar entre 10-30 días, según la receta utilizada, hasta que la temperatura se estabilice y sea similar a la T° ambiente. Adicionalmente, también se debe controlar el pH, aireación y la humedad del abono. 

Capas del Bokashi

Si todos estos factores se trabajan bien, se logrará producir un material parcialmente estable y maduro, ideal para la nutrición del suelo, que trabaja de forma gradual ,sistémica, dinámica y sostenida en el tiempo, lo que se traduce en plantas más sanas y vigorosas, además de contribuir al desarrollo de una agricultura regenerativa, que es capaz de capturar c02 atmosférico y ayudar a mitigar los efectos del calentamiento global. 

La siguiente fase es la maduración, que comienza después de que la T° desciende y se estabilizan los materiales. Mientras más activo biológicamente sea un suelo, tendrá mayor capacidad para asimilar abonos menos maduros. En cambio, si es un suelo inerte, será preferible aplicar abonos bien maduros. ( Esto lo explicaremos con mayor detalle en otro post ).

Beneficios del abono bokashi 

  • Aporta materia orgánica semi estabilizada, microorganismos y minerales que son la base de la salud, equilibrio y buen funcionamiento del suelo, creando las condiciones para que la fertilidad del suelo aumente progresivamente en el tiempo. 
  • Tiempos reducidos de procesamiento de los residuos orgánicos para aplicarlos en la tierra. (20-30 días)
  • Utiliza microorganismos nativos presentes en los suelos locales, genera nutrientes de excelente calidad disponibles para la tierra, las plantas y la propia retroalimentación de la actividad biológica.
  • Se autorregulan “ agentes patogénicos” en la tierra, por medio de la inoculación biológica natural de bacterias, actinomicetos, hongos, levaduras y otros. 
  • Posee fitohormonas que estimulan el crecimiento de las plantas.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *